Cinco razones para encantarte con los vinos orgánicos

¿Sabías que un vino orgánico tiene mucho menos impacto en el medioambiente que un vino de viñedo convencional, por ejemplo? Este es sólo alguno de muchos beneficios que muchos consumidores desconocen a la hora de encontrarse con un vino de etiquetado “orgánico” en una tienda.

Por lo mismo, hemos elaborado una breve pero informativa lista de algunos de los datos más importante sobre este tipo de vinos, que vemos cada vez más seguido en todo tipo de establecimientos.

Primero que todo, repasemos lo básico sobre el vino y qué lo compone. Sí, podríamos pensar que sólo se trata de jugo de uva fermentado, pero es mucho más complejo que eso. Si bien las etiquetas de vino indican grado alcohólico, país de origen o la cepa de la uva, hay mucha información omitida en ellas. Por ejemplo, los preservantes, aditivos, o pesticidas implicados en su elaboración. Elegir un vino orgánico significa contar con la certeza sobre su proceso de fabricación, ya que la certificación se obtiene confirmando una serie de métodos específicos, de los cuales destacamos los siguientes:

process de elaboración de vinos orgánicos

 

1. Libres de químicos perjudiciales

El vino orgánico es libre de pesticidas, herbicidas y fungicidas, los cuales pueden acumularse de forma residual en las uvas que se utilizan para su elaboración, incluso mucho más que en otras frutas. A diferencia de los productores de vino orgánico, los viñedos que se manejan en en forma convencional regularmente fumigan sus campos para proteger a las plantas de enfermedades, lo que resulta en éstos terminando en tu copa de vino.

campos libres de químicos

2. Cuidado del entorno

La agricultura orgánica se preocupa de tener suelos sanos y llenos de vida, haciendo que los viñedos sean sustentables en el tiempo. Por otra parte, al no usar pesticidas, es fundamental proteger y cuidar a los enemigos naturales, lo que en cierta forma compromete a proteger y fomentar un ecosistema diverso.

campos limpios y cuidados

3. Tienen un sabor más expresivo

Al no tener fertilizantes, la parra se nutre de los suelos y sus minerales, mostrando el verdadero carácter del lugar de donde provienen.  Es como la diferencia entre una lechuga de huerto que está llena de sabor, y una hidropónica -limpia y linda, pero insípida.

El cuidado del suelo afecta en el sabor del vino

4. Menos preservantes

Los vinos orgánicos requieren por ley tener menor cantidad de sulfitos, un preservante comúnmente usado, pero que se cree es responsable de una mala resaca.  Además, los vinos con menos sulfitos son más expresivos.

Vino sin perseverantes


5. Sin levaduras comerciales

Los vinos orgánicos usan solo levaduras nativas, que se encuentran en estado natural en el viñedo, por lo que no es necesario añadir nada en forma artificial.  Una vez más, esto resulta en vinos más expresivos de su lugar de origen y con mayor carácter.

Viñedos sin levaduras comerciales


Como puedes ver, son varios los beneficios de elegir un vino 100% orgánico. ¿Qué esperas para disfrutar uno? 

 

¿Sabías que un vino orgánico tiene mucho menos impacto en el medioambiente que un vino de viñedo convencional, por ejemplo? Este es sólo alguno de muchos beneficios que muchos consumidores desconocen a la hora de encontrarse con un vino de etiquetado “orgánico” en una tienda.

Por lo mismo, hemos elaborado una breve pero informativa lista de algunos de los datos más importante sobre este tipo de vinos, que vemos cada vez más seguido en todo tipo de establecimientos.

Primero que todo, repasemos lo básico sobre el vino y qué lo compone. Sí, podríamos pensar que sólo se trata de jugo de uva fermentado, pero es mucho más complejo que eso. Si bien las etiquetas de vino indican grado alcohólico, país de origen o la cepa de la uva, hay mucha información omitida en ellas. Por ejemplo, los preservantes, aditivos, o pesticidas implicados en su elaboración. Elegir un vino orgánico significa contar con la certeza sobre su proceso de fabricación, ya que la certificación se obtiene confirmando una serie de métodos específicos, de los cuales destacamos los siguientes:

1. Libres de químicos perjudiciales

El vino orgánico es libre de pesticidas, herbicidas y fungicidas, los cuales pueden acumularse de forma residual en las uvas que se utilizan para su elaboración, incluso mucho más que en otras frutas. A diferencia de los productores de vino orgánico, los viñedos que se manejan en en forma convencional regularmente fumigan sus campos para proteger a las plantas de enfermedades, lo que resulta en éstos terminando en tu copa de vino.

2. Cuidado del entorno

La agricultura orgánica se preocupa de tener suelos sanos y llenos de vida, haciendo que los viñedos sean sustentables en el tiempo. Por otra parte, al no usar pesticidas, es fundamental proteger y cuidar a los enemigos naturales, lo que en cierta forma compromete a proteger y fomentar un ecosistema diverso.

3. Tienen un sabor más expresivo

Al no tener fertilizantes, la parra se nutre de los suelos y sus minerales, mostrando el verdadero carácter del lugar de donde provienen. Es como la diferencia entre una lechuga de huerto que está llena de sabor, y una hidropónica -limpia y linda, pero insípida.

4. Menos preservantes
Los vinos orgánicos requieren por ley tener menor cantidad de sulfitos, un preservante comúnmente usado, pero que se cree es responsable de una mala resaca. Además, los vinos con menos sulfitos son más expresivos.

5. Sin levaduras comerciales
Los vinos orgánicos usan solo levaduras nativas, que se encuentran en estado natural en el viñedo, por lo que no es necesario añadir nada en forma artificial. Una vez más, esto resulta en vinos más expresivos de su lugar de origen y con mayor carácter.

Como puedes ver, son varios los beneficios de elegir un vino 100% orgánico. ¿Qué esperas para disfrutar uno?